Oxitocina, la hormona del amor

A la ciencia le gusta meter la cuchara en todo, incluso en el amor. Y por eso, intentando entender el mecanismo inexplicable por el que nos enamoramos de una persona, descubrieron a la oxitocina, la hormona del amor.

 

¿Quieres saber qué puede generar esta hormona en tu cerebro?

 

La hormona de la monogamia

Cuando dos personas están enamoradas, sus cerebros liberan oxitocina. Esta hormona está directamente relacionada con la capacidad de construir relaciones saludables y a largo plazo con las personas, ya que ayuda a crear lazos interpersonales: no solo está directamente relacionado con el sexo, sino también con el proceso de nacimiento y lactancia.

Esto se debe a que la oxitocina estimula el centro de recompensa en el cerebro masculino, lo que aumenta el atractivo de su compañera y fortalece la unión monogámica. La oxitocina es la que nos hace la excepción a la norma de los mamíferos, que no suelen tener una única pareja sexual. La hormona del amoractúa como una especie de droga para las parejas que están en una relación a largo plazo. Esto también podría explicar por qué las personas se sienten mal o se deprimen al finalizar una relación: los niveles de oxitocina bajan y el sistema de recompensa está subestimulado.

La hormona de la ansiedad

Pero la oxitocina no solo hace que el amor esté en el aire, también es la responsable de situaciones sociales negativas, generando miedo y ansiedad. Esto se debe a que la hormona fortalece la memoria social de una región específica del cerebro, y también aumenta las posibilidades de sentirse estresado o ansioso en eventos sociales.

La hormona de la relación padre-hijo

Estudios científicos han demostrado que los altos niveles de oxitocina en un hombre permiten que haya una mejor relación entre él y su hijo recién nacido.Ellos están más sensibles y dispuestos a jugar, y los pequeños se muestran más receptivos al cariño paterno.

La hormona del autismo

Recientes estudios han demostrado que si se utiliza un inhalador con oxitocina aumenta el procesamiento de información social en niños con autismo. Es como si abriera los “poros sociales” del cerebro, permitiendo que este entendiera mejor los procesos sociales y ayuda a sintonizar mejor los objetos que inhiben el aprendizaje.

Parece ser que la oxitocina es la hormona del amor y mucho más, ya que puede ayudar a nuestro cerebro a mejorar las cosas en un montón de sentidos diferentes. ¿Crees que la química del cerebro puede generar amor?

Fuente : Batanga

Comparte con tus amigos y REGALA OXITOCINA

Loading...
Close