Se Burlaban De Ella En El Colegio, Años Más Tarde Se Vengó Con Estas Fotos…

no es el primer caso de burla que podemos ver, Así es el caso de “Hunter McGrady” de 23 años, quien desde niña había soñado con ser modelo de trajes de baños, su madre fue una modelo reconocida, al igual que su tía y su abuela, y su sueño era algún día poder ser como ellas y poder tener una carrera prometedora y llena de éxitos

Mas o menos cuatro años atrás, todo cambio en la vida de Hunter , se puso una meta para no seguir pesando 52 kilos, así que cando supo de la existencia de las modelos de tallas grandes, había encontrado el camino correcto y para ella fue un mundo nuevo. Hunter confesó a Sports Illustrated que, aunque siempre soñó con ser modelo, muchas personas intentaron destrozar sus sueños. Pero, a pesar de todo, siguió luchando para alcanzarlos.

 

“Estaba muy intimidada en secundaria… Creo que todos somos bellos, independientemente de cómo seamos. Pero siempre me decían que estaba gorda y que nunca sería modelo.”

Mi objetivo principal es transmitirle a las mujeres que deben amar su cuerpo sea del tamaño que sea y que son sexys y hermosas tal y como son.”

En realidad, aunque no lo parezca, el traje de baño de Hunter no es un bañador real, es body painting. Un artista estuvo 12 horas pintando su cuerpo y el resultado final fue realmente espectacular. Hunter quiere que las mujeres dejen de avergonzarse por las características que las hacen únicas, aunque sean la celulitis, las estrías o el acné. No son defectos, son los rasgos que las hacen especiales.

Todo el mundo, incluso las grandes modelos conocidas en todo el mundo, tienen que lidiar con sus “defectos”. Pueden parecer perfectas en las páginas de las revistas, pero también tienen imperfecciones. Después de todo, eso exactamente es lo que nos hace humanos. No es fácil aceptar lo que percibimos como “defectos, pero Hunter ha demostrado que lo que todos consideraban un defecto en su caso, le ha permitido convertirse en lo que era el sueño de su vida, ser modelo.

Aún así debemos seguir luchando para eliminar el calificativo “tallas grandes”, Hunter y sus compañeros son modelos como profesión, como cualquier otro modelo de revista o de pasarela. El calificativo “tallas grandes” lo único que consigue es diferenciar y menospreciar a una gran parte de profesionales de ese sector.