Hábitos que te hacen ENGORDAR sin que te des cuenta

Desde hace algunas décadas una idea equivocada comenzó a ser propagada: que comer grasa engorda. La verdadera cuestión no son las grasas, sino las calorías. El problema es que atrás de esta idea vinieron los alimentos “bajos en grasa” o “sin grasa”, que en realidad tienen igual número de calorías que sus versiones con grasa, a causa del azúcar y productos químicos añadidos.

 

Y ese es solo uno de las ideas que crean hábitos que te hacen engordar sin que te des cuenta. Aquí te contamos el resto…

 

 

1.- Parece una locura, los alimentos comercializados como bajos en grasa o sin grasa por lo general te ahorran pocas calorías y, al hacerlo, sustituyen las grasas por hidratos de carbono de bajo rendimiento que se digieren rápido, provocan una subida de azúcar e, inmediatamente después, que vuelvas a sentir hambre.

2.- De acuerdo a estudios, las personas que duermen cinco horas o menos tienen hasta 2 y ½ veces más grasa en el vientre, mientras que los que duermen más de ocho horas acumulan solo un poco menos que eso. Dormir de seis a siete horas por noche es la cantidad óptima para mantener un peso saludable.

3.- Los grisines, galletas, panes, patatas fritas y salsas que dan gratis en algunos restaurantes pueden añadir hasta 450 calorías a tu comida. Y lo que es peor es que ninguna de estas calorías viene emparejada con un valor nutricional que valga la pena.

Así que sería bueno que empieces a ver los alimentos gratis que dan en el restaurante como lo que son: comida chatarra.

4.- De acuerdo a un estudio de 2005, beber uno o dos refrescos por día aumenta las probabilidades de tener sobrepeso u obesidad en casi un 33%.

¿Qué hay de los refrescos light? No representan la mejor opción, porque parece que sus edulcorantes artificiales desencadenan señales de apetito y provocan que comas de forma más inconsciente en las comidas posteriores.

5.- El problema de saltarse las comidas es que aumenta las probabilidades de obesidad, en particular cuando se trata del desayuno. Saltarse las comidas reduce el ritmo del metabolismo, aumenta el apetito, pone a tu cuerpo en modo de almacenamiento de grasa y aumenta las probabilidades de que comas en exceso en la siguiente comida

Fuente: IMujer.Com

Si te pareció interesante compártelo con tus amigos del FACEBOOK

Loading...
Close