Esta niña de 3 años desaparece sin dejar rastro. 5 horas después, un policía llora de camino a casa

a madre de Coraline Leon-Alocar, de Albuquerque, no imaginó que ir un segundo a rellenar una botella de agua mientras su hija esperaba en el asiento trasero de su auto sería un error fatal. Y es que al volver, su vehículo había desaparecido: con su hija de 3 años dentro.

Aterrorizada, la madre llamó a la policía, y los minutos se hicieron eternos mientras los agentes intentaban dar con su auto y su hija. Solo podemos imaginar el pánico que inundó a esta madre cuando la policía encontró su automóvil sin su hija dentro. Inmediatamente se expidió una alerta AMBER, con la que se informa de un menor desaparecido, mientras el tiempo seguía corriendo y las temperaturas bajaban.

 

5 terroríficas horas habían pasado cuando el agente Chris Poccia iba de patrulla por un parking, a unos 5 km del lugar donde se produjo el robo. De pronto, este agente y padre de familia avistó algo púrpura en la lejanía.

Al acercarse, allí estaba la pequeña Coraline; aterida de frío y muerta de miedo, pero sana y salva. El agente la metió rápidamente en el coche para hacerla entrar en calor y llevarla junto a su familia.

Sus padres suspiraron de alivio al ver a su pequeña de nuevo; su madre no podía creer que todo esto hubiera pasado solo por alejarse unos 3 metros para ir por agua.

El agente Poccia se ha convertido en un héroe en su comunidad, pese a que él declara haber cumplido únicamente su deber. “Al volver a casa, no pude evitar llorar. Estaba muy contento de haberla encontrado y poder llevarla de nuevo junto a su familia”, comentó el agente.

No es extraño que la familia y los vecinos del lugar estén tan agradecidos con este devoto agente de la autoridad. ¡Un verdadero ejemplo para todos!

Loading...
Close