4 motivos de por que una mujer embarazada debería hacerlo todos los días

El s3xo tiene tantos beneficios que ofrecerte a ti y a tu pareja y, afortunadamente, la mayoría de las parejas pueden aprovechar esas ventajas durante el embarazo. Pero incluso si tu médico te da la LUZ verde para el orgasmo y la pen3tración durante el embarazo, puedes encontrar que tú (y tu pareja) todavía pueden tener reservas sobre tener relaciones s3xuales, sobre todo cuando el bebé se hace más grande.

 

No dejes que tu imaginación se vaya muy lejos: Así que para ayudar a poner tus miedos a un lado (y tener más diversión entre las sábanas), mira cuáles de tus temores del s3xo durante el embarazo son comprensibles y cuáles no.

[spoiler title=’VER VIDEO’ style=’default’ collapse_link=’false’]

1. Te preocupa que el s3xo cause un aborto. Deja de preocuparte y empieza a disfrutar. En los embarazos normales, el s3xo no es perjudicial. Tu médico te dirá si hay una razón por la cual no debes tener relaciones s3xuales durante tu embarazo.

2. Piensas que tu orgasmo puede provocar un aborto espontáneo o un parto prematuro. A menos que tu médico diga que estás en alto riesgo de un aborto involuntario o trabajo de parto prematuro, o si tienes un problema específico de placenta, no hay razón para evitar el orgasmo. Aunque es cierto que los orgasmos causan que el útero se contraiga, a veces con bastante fuerza Y durante una media hora, aunque su clímax sea particularmente intenso, estas contracciones no son perjudiciales, no son un signo de trabajo de parto (y no lo desencadenarán a menos que tu cuerpo esté realmente listo para dar a luz). Así que suelta y disfruta del placer que mereces. ¿Necesitas una motivación extra? Ten esto en cuenta: Se ha demostrado que el s3xo reduce realmente el riesgo de parto prematuro.

3. No quieres hacerle daño al bebé. Si tu instinto maternal comienza temprano, simplemente relájate y dáte un poco de crédito. Mientras tú y tu pareja lo hacen, tu bebé descansará con seguridad dentro de su saco amniótico. Y para que conste, un tapón de mucosa seguro en el cuello del útero separa el saco amniótico y el útero del resto del mundo, incluyendo a tu pareja durante la pen3tración.

4. Tienes miedo de que puedas golpear al bebé en la cabeza. Aunque tu pareja no quiera admitirlo, ningún p3ne es lo suficientemente grande para lastimar al feto, o lo suficientemente grande para acercarse a él. El bebé está bien cerrado en un acogedor hogar uterino. Su futuro papá puede estar seguro de que incluso si la cabeza de tu bebé está ocupada en su pelvis, la pen3tración profunda no puede hacer daño (aunque si es incómodo, evítalo).

[/spoiler]